YAM – El experimento DeFi que salió mal

La historia de YAM es corta pero apasionante. En 48 horas pasó de ser publicitado por grandes personalidades a perder prácticamente todo su valor debido a varios bugs que han hecho ingobernable este experimento DeFi sin valor alguno. En las siguientes lineas nos adentraremos en los detalles de esta peculiar criptomoneda.

¿Que es YAM?

Tal y como se dice en el articulo que dio origen a este proyecto:

YAM es un EXPERIMENTO de farmeo, governabilidad y flexibilidad

Esta criptomoneda, segun sus creadores, es un experimento para explorar algunas de las innovaciones en el panorama DeFi. Caracteristicas peculiares tales como:

  • Un numero de tokens variable y flexible que tienen como objetivo alcanzar una eventual estabilidad en el precio de la criptomoneda.
  • Una tesorería gobernable por los holders para conseguir estabilidad y autogestión.
  • Sistemas de gestión construido sobre la blockchain para conseguir un control descentralizado de la criptomoneda desde el día uno.
  • Un sistema de distribución de tokens justo que incentive a los usuarios activos de la comunidad a tomar parte en las decisiones que decidirán el futuro de YAM.

Como podemos comprobar, es un batiburrillo de cosas nuevas en el mundo de las criptomonedas y mas especialmente en el mundillo DeFi. Los creadores repiten varias veces que es un experimento y que el valor real del token es cero, pero claro, la situación de euforia, el fomo tras el éxito arrollador de YFI, el exito descontrolado de los últimos proyectos DeFi, todo esto y algo más se convirtió en el caldo de cultivo de lo que iba acontecer trás desplegar el contrato de YAM en la mainnet de Ethereum.

YAM sale al mercado

Nada mas se desplegó el contrato en la red principal de Ethereum el caos se desató. Bajo la promesa de un rendimiento anual del 10.000% muchos se pusieron a farmear el nuevo token y, por supuesto, a venderlo.

El fomo era brutal, la gente se lanzaba a Uniswap a comprar YAMs como locos y muchos influencers de criptomonedas no se lo pensaron dos veces y lanzaron a sus ordas ávidas de dinero a comprar la criptomoneda. Twitter, Telegram, Discord, Youtube, ninguna de estas redes sociales se salvaba, todo famosillo con una cantidad decente de seguidores predicaba las bondades de YAM y de como, probablemente, sucederia como con YFI y los haría a todos ricos.

Lo que no sabían, o al menos no contaban, es que todo el proyecto no era mas que un experimento. Un experimento cuyo código no había pasado ni la mas mínima auditoria. No se sabía si el SC era seguro, tampoco se sabía el comportamiento de las funcionalidades, ya que el experimento se lanzó directamente en la red principal de ETH. Pero ya todo daba igual, la euforia se había apoderado de los sugestionables crypto traders, solo cabía una cosa en la cabeza «YAM MOON!!!»

El principio del fin de YAM

Varias voces empezaron a hacerse eco de la falta de auditorias del código y llamó a la calma pero era tarde. Nadie escuchaba nada y los que lo hacían era para desoirlas. Hasta que sucedió lo peor, un error en el SC ponía en jaque el experimento que tenía poco mas de 1 dia de vida y un valor de mas de 100 dolares por YAM.

La funcionalidad de rebase a la que hacen referencia es la que cambia la cantidad de tokens disponibles para ajustar el valor de YAM a una cantidad determinada. El bug encontrado imprime mas YAMs de los necesarios y guarda una parte en el tesoro de YAM. Con el crecimiento exponencial de tokens, las votaciones cada vez necesitaran mas tokens para llevarse a cabo pero estas votaciones sería imposibles ya que parte del YAM impreso es inutilizable (el que va al tesoro de YAM).

Para resumir; el bug encontrado hacía que el experimento se convirtiese en algo ingobernable si no se hacia nada en las siguientes 12 horas. Así que la comunidad se puso manos a la obra para sacar una propuesta a votación que eliminase el rebase y diese margen para solucionarlo de manera optima.

El triste final del experimento

La noche fue intensa; todos los holders alentando a los demas a votar la propuesta que salvaría YAM, un contador en la web del proyecto que indicaba los votos necesarios. Los votantes se movilizaron, la propuesta salia vencedora con los votos necesarios, parecía que YAM esquivaba la bala y salia airoso de este trance.

Pero todo esto no fue mas que un espejismo. YAM se iba a encontrar una vez mas con un duro golpe justo en su linea de flotación. Aunque la propuesta habia sido enviada y aceptada por toda la comunidad, existía un pequeño contratiempo al que nadie había prestado atención. Debido al bug cada 12 horas se incrementa indiscriminadamente la cantidad de tokens y por tanto aumenta el umbral de votos de una propuesta. A su vez para aceptar una propuesta, el numero de votos necesarios debe estar delegado durante mas de 12 horas.

Y el problema estaba justo aquí, la propuesta se envió justo una hora antes del nuevo aumento de tokens, dicho aumento subiría el umbral de votos necesarios para aprobar la propuesta haciendola invalida al momento y volviendo YAM ingobernable y convirtiendolo en un experimento fallido.

Salva YAM

Conclusiones

Esto no es mas que otra muestra mas de las fantabulosas aventuras que suceden diariamente en el mundo de las criptomonedas. Un experimento, con nada de valor a parte del académico usado por traders degenerados ansiosos de multiplicar su dinero. Por suerte no pude entrar en esta ya que el coste del gas me parecía excesivo, espero poder perder mi dinero en el siguiente proyecto DeFi 😛

Deja un comentario